Last posts
Categorías
Follow Us

Search

El Templo

21 y 22 de octubre de 2016

Un templo se alza sobre un terreno de batalla, sobre la guerra de una libertad sexual, libertad coartada por los dogmas de los credos y sistemas de poder. No es un templo cualquiera, no pertenece a ningún dios, no difunde reglas ni castiga a quienes no creen en él. Se alza sobre un mundo de disfrute, ocioso, que se despierta cuando el Sol se esconde.

El templo ha sido una obra multidisciplinar, sensorial y sobre todo, participativa. Se construyó sobre lo que fue La Guerra, un lugar emblemático para el colectivo gay. Un lugar donde las mujeres no tenían acceso, pero que una década más tarde dos artistas,Marta Ese y Myriam Moreno junto con el equipo de Intramurs hemos querido reabrir para todos los públicos. Una pieza compuesta de varias partes, un recorrido que comienza en las escaleras que ascienden, a oscuras, hasta culminar en una exposición/instalación de joyería contemporánea. Joyas o exvotos, resultados del banquete o sacrificio realizado a dioses y diosas sin rostro, sin nombre que van y vienen desde más allá del tiempo y el espacio. Cuando llegamos a la cumbre descubrimos ese cine, ese lugar prohibido y que sirvió de templo para el deseo, ahora es un espacio intemporal, casi inmaterial donde la privación del sentido de la vista nos ayuda a escuchar, a viajar más allá de este plano. Sonidos recogidos de distintos templos budistas de la provincia de Shanxi que Moreno recogió de su viaje por China, Ese los transforma, los combina con sonidos celestiales, sonidos de las estrellas, sonidos que nos hablan de otros soles, de otros dioses, que nos recuerdan lo pequeños que somos en un Universo inmenso.

En una sala anexa encontramos “La capilla”, una instalación que albergó una acción participativa, cientos de rezos y deseos que fueron enviados al universo. No eran creyentes, aunque algunos sí lo eran, no se rezaba a ningún dios más que a esa energía poderosa que se encuentra en el interior de cada persona.
Al fondo, en el último recoveco de la sala, donde se construyeron los “glory hole”, ahora descansaban una centena de billetes pertenecientes a un banco celestial. Estos papeles cuidadosamente plegados y colocados en el suelo de la sala, son el resultado del happening “Bank of Heaven”  que se realizó el 21 de octubre y se prolongó hasta el día siguiente. En ellos estaban escritas palabras de amor y de consuelo para aquellos seres queridos que ya no están en el mundo de los vivos. De nuevo las creencias religiosas no eran relevantes; una mezcolanza de idiomas, alfabetos y distintas formas de ver la vida y la muerte fueron el resultado de la acción.

Billete con intervención en árabe: “He visto en tus ojos la vida”
Estos papeles fueron quemados y con ello enviados a estas personas en la noche del 30 al 31 de octubre, un dato que los participantes conocían de antemano. Sin importar su grado de fe, la posibilidad de recordar, de sentirles de nuevo y mandarles una señal era una idea que todos compartían y avivaba un sentimiento global que no siempre compartimos. Y es que más allá de las creencias religiosas, hay una cosa que nos une, el amor y el recuerdo a los que ya no nos acompañan en esta vida.
En “Bank of heaven” el dinero accede a la categoría de mensajero, de energía de abundancia, en contraposición a la percepción que tenemos de él en nuestro tiempo. Cuando accedemos a este espacio de nuestro imaginario, las prioridades cambian, lo importante se torna irrelevante. Una muestra de como el inconsciente colectivo puede alterar el mundo y la manera de relacionarnos.

Con la obra El Templo, queríamos que toda la gente pudiera tener una experiencia mística, incluso aquellos y aquellas que son marginados, rechazados o incluso agredidos por los dogmas religiosos. Queríamos cuestionar la necesidad de las religiones exponiendo a su vez la necesidad de la mística y la espiritualidad que nos define como seres humanos. La idea de un mundo sin enfrentamientos por creencias, donde la libertad de culto esté más allá de la elección entre religiones. Un misticismo basado en las individualidades, en la variedad infinita de sentimientos y creencias. Un mundo donde creer en el más allá, desear que exista, no implique sometimiento o el olvido de la razón y el cuestionamiento insaciable que también nos define y nos mueve como humanidad.

 

Fotos de las instalaciones de Javier Lopez

Category:
Date: