Last posts
Categorías
Follow Us

Search

memento mori

Hoy os traigo una pieza muy curiosa. De esas que de “coentas” me vuelven loca. Pero ojo, su significado es algo siniestro.

Colgante realizado en oro con esmaltes negro y blanco. Se trata de un colgante-caja con un diseño de un esqueleto en relieve esmaltado en ronde bosse en su interior. La tapa, que llega fracturada hasta nuestros días, es de cristal de roca tallado. En la parte anterior tiene unos dibujos esmaltado en blanco de varios símbolos entre los que se incluyen una calavera y unas “lenguas de fuego”.

Esta pieza aunque peculiar, no es única en su especie. Se trata de un “memento mori”. Aunque podríamos situarla perfectamente en un momento histórico posterior, como podría ser el S.XIX y su morboso estilo, estamos frente a una pieza Manierista. No es de extrañar que se crearan estas piezas pues el memento mori es un tema muy empleado en la pintura de la época, siendo un elemento indispensable para la predicación y la devoción en Europa. Podríamos afirmar que estas piezas son su paralelismo en la joyería, llevando el portador consigo siempre el “recuerdo de la muerte”.

El Saqueo de Roma de 1527, que dejaría una huella inborrable en el corazón del Catolicismo hizo que estas corrientes de pensamiento cobraran más sentido que nunca. “Mira lo que haces y no te ates a los bienes materiales, pues un día morirás y llegará tu juicio final” es la máxima del memento mori. Para el hombre manierista, a diferencia del hombre renacentista, el mundo material carece de un sentido tangible, deja de ser medible y controlable, para regresar al misticismo y la muerte.

Es una pieza extravagante, exagerada y un tanto desproporcionada en cuanto anatomía se refiere. Por ende, estamos ante una pieza Manierista, que rompe totalmente con la estética y pensamientos Renacentistas.

Leave a Comment