Last posts
Categorías
Follow Us

Search

Joyas para sanar enfermedades

Seguimos con los análisis de joyas históricas. 

Estamos frente a un colgante de oro con dos engastes de piedras talladas en tabla y un pinjante de un zafiro verde pulido, con adornos también en oro. La talla que corona la pieza, en formato rectangular, es un topacio verde engastado en bisel. La piedra de mayor tamaño, una almandita, de la familia de los granates, tiene forma octogonal, también engastada en bisel. Esta pieza tiene una peculiaridad, en su parte anterior tiene unas letras esmaltadas con una inscripción de una oración. Los elementos decorativos en oro que rodean las piezas simétricamente con unos motivos vegetales, puede que repujados o tallados. En todo caso se trata de una decoración típicamente rena-centista,con reminiscencias clásicas.

Lo más probable es que este colgante estuviera acompañado de un cordón pesado de oro, símbolo de prestigio en el Cinquocento. Se trata de una pieza profiláctica o amuleto típico de la época, donde la inscripción nos señala que “guarda de la epilepsia” e invoca a Dios, Jesús y a la Virgen María. Es muy probable que su portador padeciera de ataques de epilepsia y la creencia en los poderes mágicos de las gemas y el rezo ayudarían a paliar y evitar sus ataques. 

Es una pieza compositivamente sencilla, muy “clásica”. Es por tanto un buen exponente de la joyería Renacentista, que toma de la Antigua Grecia y Roma sus aires de sobriedad y sus estudios de la geometría y las matemáticas. La búsqueda de la armonía y serenidad a través de la estética. Debemos apuntar pues, que este estereotipo generalizado y erróneo de los estilos clásicos, que perdura hasta nuestros días, es debido a la reinterpretación que se hizo en el Renacimiento como contrapunto al estilo Gótico, termino que se acuñó como calificativo del arte anterior, el arte de los godos. 

Leave a Comment